Mujer es adicta a comerse las cenizas de su difunto marido

Casie perdió a su marido tras un repentino ataque de asma, al cual ella nunca lo ha podido superar.

Tras su incineración, Casie llevaba sus cenizas siempre consigo, al cine, restaurantes, a tiendas.
Se sentía mejor de esa forma, hasta un día llego a un extremo que nadie creería.Un día se le derramo las cenizas en su mano y ella se las comió.

“Yo no quería perderlas porque eran de mi esposo. Así que sólo me lamí el dedo”, justificaba Casie.

Desde entonces ha sido incapaz de detenerse, y según sus estimaciones, se ha comido al menos 0.45 kilos de ceniza hasta el momento, y tiene como 2.26 kilos más. A pesar de su mal sabor, que según Casie sabe a “huevos podridos, arena y papel de lija” no ha podido controlar su adicción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *